Escuela ESEN nos sumamos a la huelga feminista del 8M

La huelga feminista del 8M no es sólo una huelga laboral. Es una huelga integral con la que el movimiento feminista busca visibilizar todas esas labores que desempeñan las mujeres y que están tan invisibilizadas. Es una huelga laboral, de cuidados, de consumo y estudiantil. Un nuevo modelo de huelga a la que las profesionales de la Escuela ESEN y de Mujeres para la Salud nos adherimos por parecernos fundamental.

 

Una huelga educativa

Especialmente relevante, dada la naturaleza de nuestra escuela, nos parece la huelga educativa. Con esta, el movimiento feminista y todas las mujeres que vamos a realizar la huelga queremos reclamar una educación pública, laica y feminista, libre de valores sexistas desde los primeros tramos educativos hasta los tramos universitarios y de formación de posgrado. Asimismo, queremos poner el foco en la necesidad de una formación afectivo-sexual satisfactoria que enseñe a todas las personas a conocer y respetar su cuerpo y su sexualidad, liberándola de prejuicios, mandatos e ideas preconcebidas que desembocan en relaciones de dominación y sumisión.

Con la huelga educativa exigimos también un avance en la coeducación en todos los ámbitos y espacios de formación, y la inclusión del papel de las mujeres en la historia en todos los libros de texto. En la actualidad sólo el 7,5% de las figuras históricas que aparecen en los manuales de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) son mujeres. ¿No creéis que es hora de cambiar esta realidad?

 

El tema de la prostitución

Echábamos de menos que el manifiesto oficial de la Comisión 8M hiciera referencia especial a la prostitución. Nosotras la consideramos como una forma de violencia de género y de explotación y mercantilización del cuerpo de las mujeres, y no encontrarla referenciada en un manifiesto tan completo y que aborda tantísimas cosas, que además hace referencia a una huelga de consumo que pone el foco en la exigencia de que nuestros cuerpos dejen de presentarse al servicio del capitalismo y del consumismo, de que seamos realmente protagonistas de nuestras vidas, de nuestra salud integral y de nuestros cuerpos… Definitivamente, echábamos en falta una alusión especial a la prostitución.

Sin embargo, varias feministas académicas, entre las que se encuentran algunas profesoras del posgrado en los Malestares de Género como Rosa Cobo, Luisa Posada, María Pazos o Ana de Miguel han emitido un escrito al respecto que nos ha gustado mucho leer y que reproducimos a continuación:

 

ANTE LA HUELGA DEL 8 DE MARZO DE 2018

Mujeres feministas vinculadas al ámbito académico, que tenemos una posición abolicionista frente a la industria del sexo y que apoyamos activamente la huelga del 8 de marzo, hacemos un llamamiento al movimiento feminista. Entendemos que la prostitución es una forma de opresión y de explotación económica y sexual de millones de mujeres en todo el mundo. Por eso, consideramos que la crítica a la prostitución debe formar parte del conjunto de vindicaciones feministas del 8 de marzo de 2018.

La prostitución es una institución fundacional del patriarcado, pero también es crucial en la reproducción del capitalismo neoliberal. Todas nosotras compartimos la idea de que la pobreza extrema, la falta de recursos y la desigualdad entre hombres y mujeres están en el origen de la industria del sexo. La actividad prostitucional se alimenta de la feminización de la pobreza y del racismo y estas realidades refuerzan la situación de vulnerabilidad de las mujeres que están en prostitución.

Este hecho nos mueve a pedir la penalización de proxenetas y puteros, pues son ellos los que crean y sostienen el sistema prostitucional. Además, nos sentimos solidarias con las mujeres que están en la industria del sexo y manifestamos nuestra posición crítica frente a cualquier forma de criminalización. Por ello, reclamamos a las instituciones que se diseñen y apliquen políticas públicas integrales para las mujeres que son explotadas sexualmente.

Entendemos que la huelga convocada el 8 de Marzo con el objetivo de que las mujeres tengamos una vida libre de violencia y de desigualdad no puede desconocer la prostitución como una fuente inagotable de explotación sexual y económica.

Pilar Ballarín, Universidad de Granada

Rosa Cobo, Universidad de A Coruña

Mar Esquembre Cerdá, Universidad de Alicante

Alda Facio, Universidad de Toronto (Canadá)

Lina Gálvez, Universidad Pablo Olavide de Sevilla

Marcela Lagarde y de los Ríos, UNAM (México)

Carmen Magallón, Fundación Seminario de Investigación para la Paz

Ana de Miguel, Universidad Rey Juan Carlos de Madrid

Laura Nuño, Universidad Rey Juan Carlos de Madrid

María Pazos, Instituto Nacional de Estudios Fiscales

Luisa Posada Kubissa, Universidad Complutense de Madrid

 

5 de Marzo de 2018

 

  También te gustará...

Añadir un comentario


Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.